Rick Perry
El ex gobernador de Texas, Rick Perry / EFE

No parece que Donald Trump vaya a quedarse en mera palabrería respecto a su promesa sobre la defensa de la vida. Desde el principio se está rodeando de figuras nada sospechosas de respaldar el aborto.

De esta manera, Mike Pence, que logró reducir el número de abortorios a una cuarta parte durante su mandato como gobernador del Estado de Indiana, será el vicepresidente de Trump; Jeff Sessions, que dejó su impronta provida como senador por Alabama y en el Departamento de Justicia de Estados Unidos, será fiscal general; la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Halley, que fue una de las firmantes de la ley que prohíbe el aborto cuando se ha alcanzado la fase en la que el feto es capaz de sentir dolor. Trump ha prometido una ley federal que recoja esta premisa; Betsy DeVos, que ha financiado centros de ayuda a la mujer embarazada, ha respaldado a candidatos provida y a organizaciones como March for Life; Ben Carson, célebre pediatra que ocupará la secretaría de Vivienda, nunca ha tenido reparos para exponer sus posiciones respecto al aborto: «Soy una persona razonable. Si alguien puede darme una explicación razonable de por qué querrían matar a un nino, la escucharé».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El último provida en formar parte del gobierno Trump ha sido Rick Perry, que estará al frente del Departamento de Energía. El ex gobernador de Texas -cristiano evangélico- es un férreo defensor de los derechos del no nacido y del matrimonio natural. Y no sólo de palabra, sino de obra.

En el Estado del medio oeste Perry, sabedor de que el aborto no se podía prohibir en tanto que es un asunto cuya competencia es nacional, sí que puso todas las trabas que pudo mediante la vía administrativa obligando a muchos centros a cerrar. Una de ellas  fue la de no permitir los abortos tardíos: «Esta ley protege a los bebés no nacidos tras el quinto mes de embarazo, lo que demuestra la lucha de Texas por la vida. El Senado continuará su importante trabajo para apoyar a las mujeres y proteger la vida de los más vulnerables».

Te puede interesar: 

Comentarios

Comentarios