Laurence Rossignol, ministra francesa de Familia y Derechos de las Mujeres / Wikipedia

En un alarde de sentido común el Senado francés ha dicho no a la ministra de Familia y Derechos de la Mujer, Laurence Rossignol, en su persecución a los colectivos y páginas web provida. La Cámara Alta ha calificado de “improcedente” el debatir la propuesta de la socialista de aprobar una ley que cerrase este tipo de páginas y pudiese incluso encarcelar a sus responsables.

La propia ministra está muy molesta con la decisión del Senado e intentará relanzar esta polémica ley por otras vías antes de que acabe la legislatura en la que gobierna el Partido Socialista. Rossignol acusa, tal y como recoge Religión en Libertad, a “lobistas y activistas” así como a “senadores que se oponen filosóficamente a la interrupción del embarazo” de haber bloqueado su proyecto.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

El argumento utilizado por la ministra para llevar a cabo una ley de estas características es que las webs provida “manipulan” y “dan información sesgada” sobre el aborto y “presionan” a las mujeres para que aborten.

En Francia el aborto es gratuito en la Seguridad Social durante las primeras doce semanas de gestación y prevé incluso sanciones contra “maniobras psicológicas y morales” que dificulten el aborto pero el proyecto de Rossignol va incluso mucho más allá.

Caza al provida

Y es que el concepto de “presión” se amplía y abarca a cualquier concepto provida. Además, en internet es muy difícil “demostrar” que una mujer ha sido presionada para no abortar porque además es el usuario el que toma la iniciativa y no la web.

Una de las claves del intento de la ministra de callar las voces provida se debe a páginas como www.ivg.net, que molesta sobremanera al Gobierno porque ofrece datos científicos sobre los efectos perjudiciales del aborto en la mujer.

Para luchar contra estos argumentos científicos el propio Ejecutivo francés creó páginas webs oficiales de propaganda proaborto en las que llegaba a asegurar que no existe, por ejemplo, el trauma postaborto.

Sin embargo, para Laurence Rossignol las webs oficiales no son suficientes porque no tienen relevancia y por ello considera necesario multar, encarcelar y cerrar las páginas provida.

La ministra, sobre los autores de las webs provida: “¿De verdad cree que voy a tener una charla con ellos?”

Ella lo argumenta así: “La comunicación oficial nunca será tan buena como la comunicación viral. Los activistas de los que sea siempre son mejores para inventar consignas que las campañas gubernamentales del Estado”.

Afirma no estar “en cruzada” contra los provida sino contra las webs que “afirman dar información completa sobre el aborto y en realidad esconden el hecho de que quieren disuadir a las mujeres de abortar haciéndoles sentir culpables”.

Sus afirmaciones confirman su inquina contra estas webs por mucho que ella lo niegue. Preguntada si se ha reunido con los responsables de las páginas que quiere cerrar contestó lo siguiente: “¿De verdad cree que voy a tener una charla con ellos?”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nacido en Madrid pero natural de Ocaña se licenció en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Sus primeras incursiones periodísticas las hizo en la prensa local y regional, hasta que llegó a la Agencia EFE. Poco después inició una nueva aventura en Libertad Digital, diario en el que aterrizó en 2008 y del que fue redactor jefe y responsable de la información religiosa. Es articulista habitual de Religión en Libertad y ha colaborado en otros medios escritos como Revista Misión o El Medio y audiovisuales como esRadio e IntereconomíaTV.