El síndrome postaborto también afecta a los abuelos: “Nunca podré conocer a mi nieta”

Dave Andrusko en Lifesitenews recuerda el drama de una abuela que ha hecho público su testimonio en el Daily Mail: ‘Eyewitness to abortion’ es la historia de una abuela anónima, entrevistada por la periodista Amanda Cable para el diario británico.

0
293

Tristeza profunda que no desaparece, recuerdos recurrentes, insomnio, culpa, ansiedad, etcétera. Los síntomas psíquicos tras el aborto voluntario también los sufren los abuelos:

“Mi primera nieta ya tendría seis años. A menudo miro a los niños en el patio de recreo local y me pregunto cómo habría sido ella. Otras veces, por la noche, sueño con ella vívidamente y sé la respuesta. Rubia, ojos azules y sonrisa tímida. Una y otra vez, sueño con que acaba de nacer, y cuando me la entregan, la llamo Katie. Justo cuando mi corazón está a punto de estallar de alegría, me levanto y me doy cuenta de que ella no existe. Nunca conoceré a mi nieta porque su vida se extinguió antes de que siquiera tuviese oportunidad de comenzar”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Si mi historia convence a una sola familia para que busque consejo y esté preparada para la realidad del aborto, entonces creo que he hecho lo correcto al hablar”

A pesar de descubrir que su hija no tenía 15 semanas de gestación sino que estaba de 23 semanas de embarazo, -una semana antes del límite legal para abortar en Gran Bretaña-, su hija de 19 años quiso abortar a toda costa:

“Hace siete años, tomé la desgarradora decisión de acompañar a mi hija adolescente a una clínica privada de aborto donde, a las 24 semanas y justo dentro del límite legal, se dio por terminada la vida de su bebé por nacer”.

Escultor: Martin Hudácek, Eslovaquia. Título de la obra: “Memorial para los niños no nacidos”, 2010. www.martinhudacek.sk
Escultor: Martin Hudácek, Eslovaquia. Título de la obra: “Memorial para los niños no nacidos”, 2010. www.martinhudacek.sk

Miedo, dolor y sufrimiento en los centros de abortos

“A pesar de mis esfuerzos, no pude convencer a mi hija para que no tomara una decisión, y ante la angustiosa decisión de acompañar a mi hija o dejarla pasar solo por la prueba, fui con ella”.

“El miedo, el dolor y el sufrimiento de las adolescentes asustadas que ingresaron a esa clínica me persiguen todavía, aunque Dios sabe que me he esforzado por enterrar esos recuerdos”.

Con un corazón apesadumbrado y a regañadientes la abuela acompañó a su hija, madre de la bebé de 24 semanas de gestación que iba a ser abortada. Esta abuela narra la escena dantesca que vivió en el centro de abortos, llena de adolescentes.

Dave Andrusko, editor de National Right to Life News, autor y editor de varios libros sobre temas de aborto, explica también en LifeNews que cuando leyó esta parte del testimonio de esta abuela le vino a la mente las dramáticas situaciones que vivían las mujeres en el centro de abortos de Kermit Gosnell -médico abortista que luego fue condenado en 2013 Estados Unidos por las irregularidades y atrocidades que hacía en su centro de abortos y que llegó incluso al infanticidio de los niños que le nacían vivos-.

Un bebé prematuro de la misma edad que su nieta abortada

La abuela señala que su hija nunca fue la misma después del aborto: “La culpa y la vergüenza nunca se han ido y, a veces, veo su cara nublarse, y sé que está pensando en el bebé que nunca fue”. “La verdadera ironía es que ella y su novio se quedaron juntos y tuvieron un hijo, otra hija, solo 18 meses después. Se separaron cuando ella tenía dos años, y estoy segura de que la culpa del aborto secreto fue uno de los muchos factores que los separaron”. “Susie dice que no quiere tener más hijos, y creo que esa es su manera de castigarse a sí misma por la horrible decisión que tomó”.

“El año pasado, la esposa de mi hijo tuvo un parto prematuro y dio a luz a una niña a las 26 semanas”.

“Mi familia asumió que estaba preocupada por mi nieto prematuro. Solo mi esposo sabía que estaba llorando por el bebé que no había sobrevivido”

“Me senté junto a la incubadora de Megan junto a mi hijo y mi familia, y por casualidad miré al bebé que estaba junto a nosotros. Una pequeña chatarra roja yacía luchando por la vida, su cuerpo era una masa de tubos y cables. ‘¿Qué edad tenía ese bebé cuando nació?’, le pregunté a una enfermera que pasaba. ‘Solo 24 semanas pero ella es una verdadera luchadora’, fue la respuesta. Observé el pecho del bebé moviéndose dentro y fuera y me di cuenta de que tenía la misma edad que el bebé de Susie. Me sentí físicamente enferma. Fuera, en el pasillo, rompí a llorar. Mi familia asumió que estaba preocupada por mi nieto prematuro. Solo mi esposo sabía que estaba llorando por el bebé que no había sobrevivido”.

“Si mi historia convence a una sola familia para que busque consejo y esté preparada para la realidad del aborto, entonces creo que he hecho lo correcto al hablar”.

“Todavía me persiguen los rostros de las jóvenes de esa clínica”. “Sé que nunca tuvieron consejo, sé que sus padres probablemente nunca descubrieron lo que sucedió, y hasta el día de hoy me pregunto cómo les ha afectado”.

Los nombres de esta historia real fueron cambiados por el Daily Mail en esta entrevista titulada: ‘Eyewitness to abortion’ (‘Testigo presencial del aborto’).

Escultor: Martin Hudácek; nacido en 1984; lugar: Banská Bystrica, Eslovaquia; título de la obra: “Memorial para los niños no nacidos”, 2010 http://www.martinhudacek.sk/
Escultor: Martin Hudácek, Eslovaquia. Título de la obra: “Memorial para los niños no nacidos”, 2010. www.martinhudacek.sk

¿Qué es el síndrome postaborto?

Mucho se habla y se escribe acerca de los efectos que sobre la mujer supone un aborto provocado. Al conjunto de síntomas algunos le llaman síndrome postaborto, otros lo denominan trauma postaborto y algunos se refieren a ellos como secuelas postaborto.

Está demostrado que las mujeres tienen reacciones frente a un aborto provocado, reacciones físicas, psicológicas, emocionales y relacionales y que las reacciones son diferentes para cada mujer.

No solo es la mujer la que sufre estas consecuencias, también los padres del niño abortado se ven afectados. Y no solo ellos, también el núcleo familiar: abuelos, tíos y hermanos del niño abortado.

En España hay asociaciones que atienden psicológica y espiritualmente a mujeres y hombres para sanar sus heridas tras el aborto:

  • Proyecto Raquel:

00 34 618 300 383

info@proyecto-raquel.com

www.proyecto-raquel.com

  • AESVIDA:

00 34 629 64 93 08

aesvida.spain@gmail.com

www.aesvida.org

Testimonio personal de Patricia Sandoval en España

 

Para más información y ayuda para tratar y sanar el síndrome postaborto:

  • Rachel’s Vineyard

rachelsvineyard.org

  • Project Rachel

hopeafterabortion.org

  • National Office of Post-Abortion

Reconciliation & Healing

noparh.org

  • National Helpline for Abortion Recovery

nationalhelpline.org

  • Abortion Recovery Care Center

abortionrecovery.org

  • Men and Abortion Network

menandabortion.net

  • Silent No More Awareness Campaign

silentnomoreawareness.org

  • Operation Outcry

operationoutcry.org

  • Reclaiming Fatherhood

menandabortion.info

  • World Expert Consortium for Abortion Research & Education

wecareexperts.org

Comentarios

Comentarios

Compartir
Licenciada en Ciencias de la Información, Rama de Publicidad y Relaciones Públicas, en la Universidad Complutense de Madrid. Máster en Periodismo de Radio, también en la UCM. He trabajado en prensa digital, en Radio Nacional de España y en productoras de televisión. Madre de familia numerosa. Tomando conciencia de la inmensa batalla en la que estamos inmersos entre la cultura de la vida y la cultura de la muerte.