Jesús María García-Conde, procurador en las cortes de Castilla y León por Vox.
Jesús María García-Conde, procurador en las cortes de Castilla y León por Vox.

El procurador de Vox en las cortes de Castilla y León Jesús María García-Conde fue el unico representante que defendió, en un discurso netamente provida, el voto contrario a una proposición no de ley impulsada por el Partido Socialista que apoyaron el resto de formaciones desde Podemos al Partido Popular referida al aborto.

El texto aprobado insta al Gobierno de la Junta de Castilla y León a incorporar el aborto a «la Cartera de Servicios de todos los centros hospitalarios públicos» del servicio sanitario de la comunidad autónoma y crear registros de profesionales sanitarios objetores de conciencia ante el aborto, esto es, provocar la muerte de un ser humano antes del nacimiento.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La propuesta también insta a fomentar el adoctrinamiento afectivo-sexual de los menores por parte de los poderes públicos, extender la ideología de género en las relaciones humanas o reclamar la gratuidad de los métodos anticonceptivos para adolescentes, entre otras medias.

En apenas dos minutos, los que contaba como miembro del Grupo mixto de la cámara de representación castellano leonesa, Jesús María García-Conde subrayó que «Vox es un decidido defensor del derecho a la vida, desde la concepción hasta la muerte natural» y calificó el término interrupción voluntaria del embarazo de «eufemismo que esconde la terminación deliberada de la vida por medios quirúrgicos o farmacológicos» que, en todo caso, «deberían quedar al margen de la Sanidad Pública».

Respecto a la objeción de conciencia del personal sanitario, García-Conde constató que la mayoría de abortos en la región son efectuados por empresas privadas dedicadas a tal fin «porque existe la posibilidad legal de la objeción de conciencia para los profesionales sanitarios» en la red pública sanitaria.

A la propuesta del PSOE sobre esta materia, le representante de Vox señaló que «no se puede obligar a nadie a actuar ni a tomar iniciativas contra sus valores y convicciones» y mostró su preocupación porque «no se guarden las medidas de confidencialidad en los registros de objetores y se acaben filtrando y sólo sirvan para estigmatizar a muchos profesionales».

García-Conde incidió en que las propuestas de Vox en este ámbito pivotan sobre tres ejes «información, ayudas y alternativas» y reclamó que las mujeres embarazadas reciban «de forma neutral toda la información a la que tienen derecho, tanto en lo referente a su embarazo como en lo relativo a las alternativas al aborto (…) velando siempre por el bien de la mujer y de su hijo».

El procurador de Vox reclamó la puesta en marcha de un protocolo de atención a adolescentes embarazadas y otro dirigido a las familias «que esperan un hijo con malformaciones o anomalías graves, proporcionándoles el acompañamiento que sea necesario por profesionales socio-sanitarios».

«Para nosotros todas las vidas son igualmente dignas», subrayó García-Conde, quien además reclamó respeto a las convicciones y los propios valores de las familias para que la educación afectivo sexual quede en manos «de sus progenitores o tutores legales, o en quien ellos deleguen expresamente».

Comentarios

Comentarios