Isabel, quedó embarazada con 14 años y, en primera instancia, decidió abortar. 

Mientras le hacían la ecografía, oyó un ruido que cambió para siempre su vida. El personal del abortorio había cometido un ‘error’: se había dejado el volumen del ecógrafo encendido… Lo que Isabel había oído era el latido del corazón de su hijo. El volumen del ecógrafo salvó la vida de Jaime.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

¡Subir el volumen salva vidas! Y podrían salvarse miles de ellas si el protocolo oficial para realizar un aborto incluyera una ecografía con el volumen del ecógrafo subido. ¿Acaso no hay mayor derecho para la mujer embarazada que recibir toda la información antes de someterse a esta intervención voluntaria para sacar a su hijo de su vientre?, estoy convencida de que podrían salvarse miles de vidas.

El drama del aborto priva a casi 100.000 niños al año en España del más elemental de los derechos, el de la VIDA. Bebés, a los que no les permiten nacer, en muchos casos por desconocimiento. 

Estas pérdidas se pueden evitar de una manera muy sencilla. Simplemente, obligando por ley a que la ecografía que se hace en los centros de salud públicos le sea enseñada a la madre y pueda escuchar el latido del corazón de su hijo.

De este modo se darán cuenta de que lo que llevan en su interior no son un amasijo de células, como intentan hacerles creer los ideológos de ‘género’, sino sus propios hijos.

Y es que subir el sonido del ecógrafo puede salvar miles de vidas. Lo sabemos porque  esto es precísamente lo que hacemos con el proyecto Ambulancia Vida: hacer cambiar a las madres de opinión, instantes antes de abortar, con solo mostrarles la verdad de las vidas que llevan dentro.

Muchas gracias por defender la vida de los más indefensos.

No permitamos que se les calle. 

Comentarios

Comentarios

Cuenta con más de 20 años de experiencia profesional en redacción de noticias, gestión de contenidos informativos, gestión de medios de comunicación, relación con periodistas y comunicación corporativa. La mayor parte de su carrera profesional la ha desarrollado en Europa Press, donde concluyó su etapa profesional como subdirectora de Sociedad. Ha sido profesora colaboradora de la Universidad San Pablo CEU y de la Villanueva. Ha sido directora adjunta de este diario. En la actualidad, colabora con la agencia EFE y las revistas Mundo Cristiano Farmanatur y Mi Herbolario. Es licenciada en Periodismo y doctora en Ciencias de la Información por la Universidad San Pablo CEU y colabora en varias empresas y asociaciones en Comunicación Corporativa.