La cadena de ADN humano tiene unos 25.000 genes. /Pixabay
La cadena de ADN humano tiene unos 25.000 genes. /Pixabay

El debate de la posible ‘edición’ de genes en embriones está a la orden del día. Lo que se pretende con los test genéticos es intentar evitar las enfermedades hereditarias, por lo que muchas parejas, antes de tener hijos se plantean hacerse estos estudios para que no existan coincidencias entre las mutaciones del futuro padre y la madre. Aunque esta coincidencia se da muy pocas veces, solo en un 1 o 2 por ciento de la población.

En el mercado, se pueden comprar test genéticos por 900 euros. Estos estudios te ofrecen datos sobre las 2.600 mutaciones que pueden llegar a detectar hasta 300 enfermedades hereditarias. Aunque, según el doctor en Biología y catedrático en genética, Nicolás Jouve, «esto no es más que una pequeña muestra de los miles de genes que podrían tener efectos negativos».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Los centros de reproducción asistida privados informan de esta posibilidad y utilizan los test genéticos en los donantes de óvulos y semen para garantizar a las gestantes que no van a coincidir en alguna mutación. Estos test también se hacen para evitar las enfermedades que tienen que ver con el cromosoma X, como puede ser el síndrome de Down. A pesar de esta información, es posible ver aún ofertas por el día de la madre que ofrecen un test genético por 69 euros, según recoge La Vanguardia.

«No debemos dejarnos seducir por algo que se ofrece con la misma probabilidad de éxito que las células madre embrionarias»

El doctor en biología da su opinión sobre los test genéticos en los padres y asegura que si se hace «con carácter preventivo para advertir a unos futuros padres sobre si son portadores de algún alelo recesivo de genes implicados en patologías» no tiene nada que objetar, ya que «permite conocer el riesgo de tener un hijo si se da la circunstancia de que ambos parentales son portadores del mismo alelo».

La edición genómica «trata de localizar y eliminar o  corregir secuencias determinadas de ADN». Pero, como asegura Jouve en su artículo, «la cuestión es si todo esto nos debe dejar indiferentes, o por el contrario debemos rechazar la manipulación, utilización y destrucción de los embriones humanos «sobrantes» procedentes de la fecundación in vitro».

Y da la respuesta: «No debemos dejarnos seducir por algo que se ofrece con la misma, si no menor, probabilidad de éxito que las células madre embrionarias, que tras la destrucción de miles de embriones ha quedado relegada a una página más de una investigación infructuosa».

«La investigación biomédica ofrece la esperanza de aliviar enfermedades humanas e ir en la dirección de solucionar las enfermedades complejas como el cáncer, pero antes es necesario asegurar que existe un amplio consenso sobre la seguridad que plantean las nuevas aplicaciones», asegura.

También te puede interesar:

La “edición genómica” ¿para curar o para mejorar?… Una revolución biotecnológica de alto riesgo

Comentarios

Comentarios