Entrada al abortorio Dator
Entrada al abortorio Dator

Tres de seis de los centros abortistas de la Comunidad de Madrid han aceptado que engañaron a las mujeres que van a abortar a sus centros y han pagado la multa que les impuso la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.

La sanción les fue impuesta después de que la Asociación Española de Abogados Cristianos denunciara a más de 20 centros abortistas por publicidad engañosa en su página web y violar la legislación sanitaria al negar públicamente las posibles secuelas del aborto.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Entre lo que afirmaban en sus páginas web se encontraban frases como “es un proceso muy seguro y sencillo y sin secuelas de ningún tipo“; “representa una experiencia de maduración para algunas mujeres”; o “quienes acceden a un aborto suelen tener mayor autoestima que las que se niegan a terminar un embarazo no deseado”. Eso es lo que afirmaba la Clínica Dator.

Los centros abortistas han sido multados «por vulneración de los derechos y obligaciones establecidas» en la Ley de Ordenación Sanitaria

Además, unos días antes de la denuncia, como hecho que refrenda las secuelas que implican los abortos -dejando aparte el hecho de que están matando a una persona-, un tribunal madrileño había condenado a una ginecóloga por las secuelas provocadas a una mujer a la que le perforaron el intestino en un aborto inducido.

No han faltado quienes han apoyado a los centros pese a que han sido multados «por vulneración de los derechos y obligaciones establecidas» en la Ley de Ordenación Sanitaria. Así por ejemplo, la diputada del PSOE de Madrid Carmen Martínez Ten le pidió el pasado jueves al consejero de Sanidad de la Comunidad que «anule las sanciones y proteja a las mujeres y profesionales como es su obligación», cuando justamente con la sanción se está protegiendo a las mujeres que acuden a abortar engañadas.

Además, la diputada arremetió con falsedades contra los miembros de grupos pro vida que se encuentran rezando a las puertas de los abortorios afirmando que increpan «a las mujeres, que tiran huevos y hacen pintadas insultantes» o que «hostigan y atemorizan a mujeres y profesionales».

También te puede interesar:

La condena a una médico por mala praxis en un aborto da más razones a la denuncia de Abogados Cristianos

Comentarios

Comentarios