La policía de Corea del Sur está investigando a un médico que practicó un aborto “por error” a una mujer debía dar a luz a su hijo en el mes de agosto.

La confusión se debió a un cambio inadvertido de historias clínicas y a que no se confirmó la identidad de la paciente antes del procedimiento, según informó CNN.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

La mujer proveniente de Vietnam, y cuyo nombre se mantiene en reserva, estaba embarazada de un bebé de seis semanas y fue atendida el 7 de agosto en una clínica de ginecología en el distrito de Gangseo, en Seúl (Corea del Sur). Se suponía que debía recibir una inyección de vitaminas, pero la enfermera confundió su identidad y le dio una inyección de anestesia, dijo la policía local.

La mujer quedó dormida y el médico le realizó el aborto, sin haber consentimiento. No se ha confirmado qué método de aborto se llevó a cabo. Sin embargo, se especula que fue un aborto quirúrgico debido a la administración de la anestesia.

Al día siguiente, la mujer comenzó a sangrar abundantemente y regresó a la clínica. Allí otro médico le informó que se había sometido a un aborto, informó ABC News.

El médico y la enfermera ahora están bajo investigación por negligencia y por haber causado daños físicos. El caso irá pronto a la oficina del fiscal.

Las autoridades policiales dijeron a ABC News que el médico y la enfermera admitieron negligencia profesional en este caso.

La Sociedad para la Protección del Niño por Nacer de Reino Unido (SPUC, por sus siglas en inglés), una de la organizaciones de defensa de la vida más antiguas y grandes del mundo, describió la situación como “una tragedia”.

La directora de Investigación de Campaña de SPUC Escocia, Margaret Akers, dijo que “lo que esta madre se ha visto obligada a soportar es completamente devastador”.

SPUC indicó que esta no es la primera vez que ocurre una negligencia de esta naturaleza.

En 2008, se informó que una enfermera en Birmingham (Inglaterra) administró por error los medicamentos para practicar un aborto químico a una mujer embarazada que solo había llegado a la clínica para una consulta. Los abortivos químicos estaban destinados a un paciente homónimo.

Según la ley actual, el aborto es ilegal en Corea del Sur, excepto en casos de violación, incesto, amenaza a la vida de la madre o si los padres tienen una enfermedad hereditaria.

A pesar de que el aborto está prohibido, los abortos siguen siendo ampliamente accesibles en el país asiático, ya que el Ministerio de Salud estima que en el 2018 se realizaron más de 50 mil abortos.

*Artículo publicado originalmente en Aciprensa

Comentarios

Comentarios