Fecundación in vitro.
Fecundación in vitro.

No se pudieron de acuerdo y la empresa tiró por la calle de en medio, dejando morir a los embriones congelados que se habían producido mediante procedimientos artificiales después de que el hombre y la mujer que habían aportado el material genético mientras formaban una pareja de hecho se hubieran separado años atrás.

Después de que ninguno de los dos renovara los consentimientos preceptivos dejando pasar dos plazos legales, la sección segunda de la Audiencia Sevilla, encargada de los asuntos relacionados con el Derecho de Familia, entregó a los dueños del negocio de fertilidad artificial los embriones congelados para que decidieran sobre el futuro de esas vidas humanas criogenizadas.

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La decisión final de la clínica difiere de las posturas que, durante cuatro años de pleitos, han defendido ambos progenitores.

La representación legal de la madre abogaba por que fueran entregados para experimentación científica invocando un supuesto derecho fundamental a una «posible maternidad biológica no deseada».

Esta posibilidad era la que defendía el padre, partidario de que los embriones se pusieran a disposición de otras parejas para ser implantados, según informa el Diario de Sevilla.

Fecundación artificial, una condena para la mayoría de los embriones

Un estudio de la Asociación Española de Fertilidad publicado en 2016 señala que el 78,5 de los embriones fecundados de manera artificial terminan congelados sine die, donados para investigación o reproducción (incluidos los vientres de alquiler) o abortados una vez implantados.

Dicho de otro modo, sólo nacieron 25.000 bebés de los 116.000 ciclos de fertilidad realizados en 2014.

La Sociedad Española de Fertilidad reconoce que sus profesionales atienden de manera principal a mujeres solas y parejas formadas por personas del mismo sexo que, naturalmente, son estériles.

Retos bioéticos de la fecundación artificial

La fecundación artificial es una tecnología de rendimiento muy bajo para el fin que se proponía y  han surgido una cantidad de problemas médicos, éticos y jurídicos que deben obligar a una reflexión sobre lo que se está haciendo. Entre estos problemas están incluidos:

  • Los riesgos de la hiperestimulación ovárica.
  • La congelación de embriones y su destino final, como es el caso ocurrido en Sevilla.
  • La reducción embrionaria o eliminación tras su implantación.
  • Las alteraciones epigenéticas de los embriones y sus consecuencias médicas en los niños que nacen por este procedimiento.
  • La práctica eugenésica de la selección de embriones por su sexo u otras características.
  • Su inicua e inútil utilización como fuente de células madre para aplicación en medicina regenerativa.
  • La utilización de la fecundación in vitro al servicio de la maternidad subrogada.

El problema llega al punto de que algunos han visto en el excedente de embriones congelados una nueva vía de negocio a través de su transformación en anillos pulseras y pendientes, en un nuevo giro utilitarista del ser humano durante su vida prenatal.

Comentarios

Comentarios