Un padre denuncia el intento de eutanasia encubierta de su hijo

Luis Paulet tuvo que llevarse a su hijo desde Valladolid a Vigo para poder darle cuidados paliativos, porque los médicos sólo le hablaban de aplicar una eutanasia. La campaña 'Aquí no sobra nadie' de Abogados Cristianos denuncia que la eutanasia es "un recorte encubierto en sanidad y dependencia".

0

El hijo de Luis Paulet Cordero tuvo un accidente de coche el 19 de noviembre de 2018. en el hospital de Valladolid tuvieron que hacerle una craneotomía descompresiva. Desde entonces, esta postrado en una cama.

«En Valladolid le mandaron a paliativos dejarle morir» alegando que «iba a estar así toda la vida tirado en una cama sin hacer nada, que la mejor solución era acabar» [con su vida], explica en un vídeo que ha divulgado la Asociación Española de Abogados Cristianos en el que Paulet denuncia: «Nos estaban proponiendo una eutanasia encubierta».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

A su juicio, dicha propuesta responde a que «no les interesa tener a gente discapacitada, gente que les va a costar dinero […] lo mejor es sacarles de la vida […] son muy caros, cuestan mucho dinero».

Paulet ha decidido ponerle rostro a la campaña ‘Aquí no sobra nadie‘ que tiene por objetivo denunciar que la eutanasia no es un «derecho» como pretende la proposición que se está tramitando desde este martes en el Congreso, sino «un recorte encubierto en sanidad y dependencia» que «supone un fracaso para la medicina y para la humanidad».

«Yo no voy a dejar morir a mi hijo. Si veo que él tiene ciertos estímulos y ciertas respuestas que no son compatibles con dejarle morir…. porque sí, por por dejarle morir… ¡no!»

«Habrá que darle una oportunidad», reclama Paulet para su hijo de 20 años de quien reivindica con orgullo que «está luchando» y está aguantando «lo que no está escrito», doce entre lágrimas.

«Mi sensación es que los médicos no han querido salvarle la vida», concluye con tristeza, no sin antes preguntarse: «¿Muerte digna? ¿Para quién? ¿Para el que le cuida?» expone Paulet que defiende la asistencia para la administración de cuidados paliativos. Y reitera: «Lo que no me parece bien es que un médico diga: ‘porque sí, porque hay que dejarle ir’. ¿Por qué?».

Paulet no es partidario de decidir por la vida del hijo, ni los familiares, ni los médicos: «No, cuídale en condiciones hasta que él no pueda más».

Comentarios

Comentarios