Stéphane Mercier fue censurado en la Universidad Catóilica de Lovaina por afirmar que el aborto es un asesinato
Stéphane Mercier fue censurado en la Universidad Catóilica de Lovaina por afirmar que el aborto es un asesinato

Que alguien sea investigado en su puesto de trabajo por considerar el aborto un asesinato puede quien no lo encuentre tan sorprendente –sobre todo con ejemplos como el veto a un anuncio con ninos con síndrome de Down en Francia por ofender a las mujeres que abortaron-, pero que lo haga una universidad que se llama católica choca un poco más.

Pero la posición de la Universidad Católica de Lovaina en Bélgica ha quedado más que patente después de que Stéphane Mercier, profesor de filosofía, repartiera a unos 110 estudiantes un documento de quince páginas con argumentos filosóficos en los que considera el aborto un “asesinato”.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En cuanto la información sobre estos hechos llegó a oídos de las dirección de la universidad, se procedió a investigar a este profesor -todavía no ha sido sancionado, pero caben muchas posibilidades de que así sea- no sin antes remarcar su más ferviente defensa del aborto y del llamado ‘derecho a decidir’.

Tania van Hemelryck, asesora especial del presidente de la universidad en política de género, declaró a una televisión local: “Las autoridades quieren conocer primero el texto íntegro y cuál fue su uso, pero en cualquier caso, la Universidad defiende el derecho fundamental al aborto, y en particular el derecho a elegir de las mujeres”.

La investigación ha transcendido del ámbito meramente académico gracias a Synergie Wallonie, una asociación belga por la igualdad de género.

Esta asociación, cuyo objetivo es promover “la incorporación de la perspectiva de género (…), los estereotipos sexuales y el respeto de las culturas desiguales presentes en nuestra región “, logró la atención mediático nacional, y ahora internacional, como informa LifeSiteNews.

“¿Quién querría impedir que alguien discutiera racionalmente, sino una persona que teme descubrir que algunas de sus opiniones carecen de fundamento?”

 

“Cualquiera que sea el resultado de la investigación, el derecho al aborto está consagrado en el derecho belga y la nota que se puso en conocimiento de la UCL está en desacuerdo con los valores defendidos por la universidad. Es inaceptable transmitir puntos de vista que contradigan estos valores en el marco de un curso de enseñanza”, insistió la universidad desde su página web.

Sin embargo, lo único que quería el profesor investigado era plantear el debate a los alumnos para que pensasen por sí mismo, como él mismo dijo en una parte del texto que repartió: “Rechazar el debate (…) es peligroso; prohibir el debate es típico del totalitarismo; es también un signo de miedo: ¿quién querría impedir que alguien discutiera racionalmente, sino una persona que teme descubrir que algunas de sus opiniones carecen de fundamento? “.

A pesar de su apellido “católica” han enseñado en sus aulas teólogos con errores morales o doctrinales como el canónigo Locht que propugnaba la despenalización del aborto

La Universidad Católica de Lovaina fue fundada, en lo que hoy día es Bélgica, en 1425. Por sus aulas han pasado Erasmo, Jansenius, Vesalio, y Gerardo Mercator; y Georges Lemaître enunció allí su teoría de la expansión del universo, conocida como Big Bang.

A pesar de su apellido, católica, ha sido muy controvertida desde el final de la II Guerra Mundial, por las posturas discutibles que en materia de doctrina o de moral defendieron determinados teólogos.

Algunos de esos autores estuvieron en entredicho por Roma. Es el caso del canónigo Pierre de Locht, especialista en moral conyugal que defendía la despenalización del aborto en 1983. Fue expulsado de la Universidad, pero acudió a los tribunales, le dieron la razón y volvió a la cátedra.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Madrileño, de familia numerosa. Comenzó a estudiar Historia aunque pronto se cambió a Periodismo. Se licenció por la Universidad Complutense de Madrid y desde entonces no ha parado. Ha trabajado para las agencias de información Colpisa y Europa Press, para el departamento de comunicación de LaSexta y ha logrado saborear la experiencia de trabajar en papel gracias al periódico La Razón.