Ellinor Grimmark (izda), con su abogada Ruth Nordström (dcha) / Sveriges Radio

El Tribunal del distrito de Jönköping (Suecia) dictaminó este jueves, 14 de noviembre, contra la comadrona Ellinor Grimmark, a quien se le negó el empleo en tres hospitales diferentes por su objeción de conciencia al aborto.

“Lamentamos la decisión de la Corte. El Tribunal decidió no examinar lo más mínimo el derecho a la libertad de conciencia, de acuerdo con el derecho internacional y la Convención Europea sobre los derechos humanos”, denuncia Ruth Nordström, abogada defensora de esta partera.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

“Vamos a discutir el juicio con nuestra cliente, pero es probable que presentemos un recurso ante el Tribunal de Apelación”, añade la abogada Ruth Nordström, tercer asesora jurídica de la asociación Scandinavian Human Rights Lawyers  (SHRL, Abogados Escandinavos por los Derechos Humanos)

Los hechos se remontan a noviembre de 2013, cuando la clínica de Höglandssjukhuset retiró a Ellionor su oferta de trabajo como comadrona después de que les indicara que no participaría en la práctica de abortos por razones de conciencia, y por ser incompatible además con su fe cristiana.

“Si objetas al aborto, no puedes ejercer”

El jefe de la sala de maternidad le respondió entonces que “ya no era bien recibida para trabajar con ellos”, y hasta cuestionó el que “una persona con tales puntos de vista pueda en realidad ejercer de comadrona”.

Unos meses más tarde, Ellionor trató de obtener un empleo en la clínica para mujeres Ryhovs, que le respondió que “una persona que se niega a realizar abortos no puede ejercer en una clínica para mujeres”.

El pasado enero fue la clínica de la mujer del Hospital de Värnamo la que le ofreció un trabajo, pero luego retiró la oferta a causa de la denuncia que la comadrona había presentado contra Höglandssjukhuset en abril. El propio director del hospital le expresó a Ellionor que a ningún empleado se le había permitido tomar postura públicamente en contra el aborto.

Trabaja en Noruega, que sí respeta su derecho a objetar

Ellinor Grimmark trabaja actualmente como comadrona en un servicio de atención a la maternidad en Noruega, donde se respeta su libertad de conciencia.

“Teniendo en cuenta la gran escasez de comadronas en Suecia, especialmente dentro de la atención de maternidad, causa especial sorpresa e indignación que la Región de Salud de Jönköping prefiera perder trabajadores competentes de salud en favor de Noruega, que respeta la libertad de conciencia”, reprocha Ruth Nordström.

“Esta decisión contradice el derecho a la recibir una asistencia sanitaria segura a la maternidad y  desprecia lo que resulta mejor en interés del paciente”, añade la abogada del SHRL.

Si tienes creencias religiosas, no puedes objetar

En este sentido, la letrada reprocha que el Tribunal de Distrito sólo haya examinado si Ellinor Grimmark había sido discriminado a causa de sus creencias religiosas, y “sin tener en cuenta la jurisprudencia pertinente del Tribunal Europeo, declara que la cuestión de la libertad de conciencia sólo debe examinarse si la persona no es religiosa”.

Todo, como recuerda la letrada Nordström, cuando el artículo 9 del Convenio Europeo es muy claro al reconocer la libertad de conciencia como un derecho humano, y cuando la Convención está plenamente implementada como la legislación sueca y toma precedencia sobre las leyes nacionales.

La mayoría de los países de Europa protegen el derecho a la libertad de conciencia en su Constitución, en sus leyes o en la práctica. Además, el derecho de los profesionales de la salud a la objeción de conciencia se reconoce en las normas éticas internacionales de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia, de la Organización Mundial de la Salud y en el Código Internacional de Ética para Matronas.

“De acuerdo con Resolución 1.763/2010 del  Consejo de Europa, los profesionales sanitarios no pueden ser coaccionados o discriminados a causa de su negativa a realizar o colaborar en cualquier acto que pueda poner fin a una vida humana en su inicio o al final”,  recuerda también Ruth Nordstrom.

“La objeción de conciencia es un derecho fundamental”

En este sentido, añade el fiscal Jörgen Olson sobre el fallo: “La libertad de conciencia es un derecho humano fundamental. Negar la libertad de conciencia a todos los trabajadores de la salud en Suecia no puede considerarse una medida necesaria en una sociedad democrática”.

“Suecia no ha demostrado en virtud de que el sistema de salud nacional puede mostrarse tan distinto al del resto de Europa, ni por qué no es posible reconocer a  Ellinor Grimmark su derecho a la objeción de conciencia, que sí se respeta en los países vecinos”.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Agradecida a Dios. Católica y española. Madre y esposa. Poniendo como periodista y ciudadana un granito de arena en defensa de lo innegociable. Consciente de que es la Verdad lo que nos hace libres.