Apoyo a Reig Pla / Juanfran: «Es posible salir de la mentira, pero no es posible en soledad»

    0
    Un hombre se quita la máscara LGTB
    Un hombre se quita la máscara LGTB / Actuall

    Sres. de ElDiario.es:

    Me dirijo a ustedes en respuesta a la petición que han efectuado de que les sea remitida información acerca del acompañamiento que se ofrece desde el COF de Alcalá de Henares Regina Familia.

    Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

    Haz un donativo ahora

    Con mucho dolor, por cómo ustedes han manipulado y falseado la atención que recibimos las personas con proyecciones hacia personas del mismo sexo (PMS) por parte del Equipo del Centro de Orientación, y en concreto por BV, les doy cuenta de mi testimonio, en unión al de muchos otros hombres y mujeres que al igual que yo, han sido acogidos en su sufrimiento y acompañados por BV y por el Cof de Alcalá de Henares.

    Hace ya nueve años que empecé a ser atendido por el Cof del Alcalá de Henares. Acudí completamente desunificado, encerrado en mí mismo, disperso y disociado en múltiples “falsos yo” que representaba ante los demás

    No era capaz de dar sentido y orientación a mi vida y mantenía una lucha vital constante ya que estaba entregado a una vida de vértigo, fruto de la adicción sexual. La pornografía se había convertido en una esclavitud, y toda mi vida se hallaba hipersexualizada. Es por ello que me parece escandaloso que ustedes, en su noticia, relativicen el daño que la pornografía hace a la persona y a la sociedad entera.

    Vivía en la soledad de no saber quién era, para qué vivía, ni qué sentido tenía mi vida, carente de autonomía, y lleno de miedos. Mis amistades eran como “falsos refugios”; el dolor y el vacío existencial constante.

    Pero siempre Dios… protege y auxilia. La oración que durante tantos años grité, fue escuchada, y fui bendecido recibiendo la ayuda adecuada: el COF de Alcalá de Henares y la comunidad de hermanos de “Es posible la Esperanza”. 

    He ordenado mi vida y he dejado de vivir de forma insolidaria e individualista

    Durante estos años he hecho “muchos deberes para casa”, como ustedes indican con burla. He descendido a mis heridas y traumas; he muerto a mis “falsos yoes”; he ordenado mi vida y he dejado de vivir de forma insolidaria e individualista. He sido capaz de acoger mi debilidad, y la debilidad del otro, de perdonar y de reconciliarme con mi familia, y con todos aquellos que me hicieron mucho daño y me humillaron; de superar de mis miedos y crecer en fortaleza, seguridad y autonomía La vida en comunidad, ha llevado a mi maduración: el cultivo de la paciencia, la confrontación con las envidias, y la arrogancia, evitar murmuraciones, etiquetados, encasillamientos, todo aquello que pudiera llevar a la división, ser capaz de crear un proyecto común y perseverar en él. 

    He descubierto, la capacidad que tenemos todos los que hemos vivido en este proceso, de ser “testigos de la verdad”, de vivir en la pobreza y la humildad, descubriendo nuestros dones personales y siendo “creativos”. 

    Hoy puedo decir, que es posible salir de la “mentira”, pero que no es posible en soledad. Que, sin la vida comunitaria y fraterna y la orientación adecuada, es imposible madurar; el hermano te interpela, y te obliga a salir de ti mismo, te muestra tus heridas ocultas, que van sanando en la relación, y la vida de uno se transfigura.

    ¿Que supone esa transfiguración? La transfiguración supone el descubrimiento de una propia vocación comunitaria nacida de las propias heridas, que transforma la vida, que descubre el sentido de la propia historia y biografía; una vocación que llama sobre todo a vivir por los que más sufren, sobre todo por aquéllos que sufren lo que tu sufriste, y que viven desde las mentiras, engaños y confusiones de las tú viviste, acompañándolos desde la propia vida y testimonio personal.

    Esta vocación y este sentido, hay que madurarlos día a día, en fraternidad, con los otros, en comunión.

    La PMS queda lejos, muy lejos, fue una semilla, una semilla que bien cultivada con la gracia de Dios, ha dado mucho fruto.

    Es necesario seguir anunciando la verdad y denunciando las mentiras, esas mentiras que provocan tantos sufrimientos, y a su vez, hay que proporcionar los medios que hagan que otros, puedan vivir la Iglesia como madre, que se preocupa de ellos, que les acompaña, les asiste, cuida y protege, y los saca del profundo dolor de la vida “gay”.

    Quiero denunciar, por último, el totalitarismo que estamos viviendo, y que queda puesto de manifiesto a través de todas las noticias que ustedes están publicando. Las leyes injustas por la que nos regimos vulneran con total impunidad mi libertad de conciencia, de pensamiento, de creencias, y de desarrollar mi vida personal conforme a los principios y valores por los que deseo que se rija.

    Ruego a mis pastores los Obispos, que, si lo estiman adecuado y conveniente, den testimonio de la verdad de lo que constituye la PMS, que hagan visible y anuncien el Magisterio de la Iglesia en este tema, y que defiendan con valentía a las personas y familias que sufren por ello.

     Un fraternal abrazo

    Juanfran, 43 años, España.

    * Testimonio recogido por Es posible la Esperanza en apoyo del obispo de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Pla, que mantiene un servicio de acompañamiento a personas con Proyección hacia personas del Mismo Sexo (PMS).

    Comentarios

    Comentarios