Un hombre se quita la máscara LGTB
Un hombre se quita la máscara LGTB / Actuall

Estimado Director de ElDiario.es:

Me llamo Jerónimo y soy un español de a pie de 38 años de edad, que ha leído y escuchado la noticia de los cursos para curar la homosexualidad en Alcalá de Henares, tanto en su medio como en otros medios de comunicación.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Yo le escribo como una persona con PMS [Proyección al mismo sexo] que realiza su itinerario de maduración integral. Lo hago de forma desinteresada, es decir, sin que nadie me haya dicho que escriba ni como debo hacerlo, lo hago totalmente libre, lo repito libre.

Me ha producido mucho dolor esa noticia y la forma en que se ha hecho, pero no voy a entrar a juzgar al periodista, porque mi intención es decir que no me cabe en la cabeza que se esté pidiendo respeto para unas personas y luego no se respete a otras, hay que respetarnos unos a otros. Esto lo he intentado vivir siempre.

Si hay hombres y mujeres que libremente quieren acudir allí a que le acompañen o lo que sea, están en su libertad, ¿quiénes somos nosotros para quitársela?

Yo por mi circunstancia familiar y por mi situación en el colegio viví más apegado a las niñas y cuando fui creciendo me di cuenta que me atraían los hombres, que me fijaba más en ellos que en las mujeres, y esto lo viví en secreto, sufriendo mucho y viviendo una doble vida, es decir, aparentando lo que no sentía.

De adolescente empecé a tener relaciones sexuales con otros chicos y aunque dolorosas eran placenteras, pero siempre dejaban un vacío en mi interior.

Hace unos años, decidí a vivir en plenitud y dejar el mundo gay que no me llenaba, y a empezar a ser yo mismo. Y la verdad, soy más feliz y libre.

Por ello, solamente digo -y porque lo he vivido y se puede decir que tengo experiencia- que hay que respetar, que si hay hombres y mujeres que libremente quieren acudir allí a que le acompañen o lo que sea, están en su libertad, ¿quiénes somos nosotros para quitársela?

Si pedimos respeto para los que quieren vivir su vida gay, respetemos también a los que quieren vivir de otra forma.

Sin nada más, reciba un cordial saludo,

Jerónimo, 38 años, España.

* Testimonio recogido por Es posible la Esperanza en apoyo del obispo de Alcalá de Henares, monseñor Juan Antonio Reig Pla, que mantiene un servicio de acompañamiento a personas con Proyección hacia personas del Mismo Sexo (PMS).

Comentarios

Comentarios