El cooperante cristiano checo Petr Jasek fue liberado de Sudán el 26 de febrero de 2017 /Twitter
El cooperante cristiano checo Petr Jasek fue liberado de Sudán el 26 de febrero de 2017 /Twitter

El cooperante cristianos checo Petr Jasek, que se enfrentaba a una condena de 20 años en Sudán, ha sido liberado. A su llegada a Praga, se ha mostrado agradecido a quienes se han movilizado por su liberación tanto desde el gobierno como desde la sociedad civil.

“Quiero dar las gracias a los políticos, diplomáticos, activistas y a tambi´´en a la gente que me ha apoyado que ha rezado por mí y otros cristianos perseguidos. También quiero expresar lo mucho que agradezco la campaña de CitizenGO suscrita por 400.000 personas. Este apoyo ha sido muy importante“, ha reconocido el checo a CitizenGO pocas horas después de su vuelta a casa.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Pocas horas antes el ministro checo de Exteriores Lubomir Zaoralek anunciaba a través de las redes sociales que Petr Jaseck ya estaba liberado: “Magníficas noticias desde Sudán: Tenemos a P. Jasek fuera de la cárcel donde ha estado desde diciembre de 2015. Vuelve con nosotros a Chequia esta noche. Está bien”.

Petr Jasek estuvo a punto de ser condenado a muerte en Sudán acusado de delitos de espionaje por prestar ayuda a un nino que había sido herido por la policía sudanesa. Jaseck fue detenido en 2015 y desde entonces permanecía encarcelado en el país africano.

Jasek, junto a dos pastores cristianos y un activista sudanés, también cristiano, fue acusado de al menos siete crímenes que implicaban pena de muerte como financiar movimientos rebeldes, espionaje y conspirar contra el Estado.

Petr Jasek ha pedido, en relación a sus compañeros de cautiverio, que se piense en ellos “y en otros cristianos perseguidos, que están en peligro de destrucción”.

Jasek fue condenado a 20 años de prisión a finales del pasado mes de enero

El cooperante cristiano checo Petr Jasek.
El cooperante cristiano checo Petr Jasek.

Finalmente, Jasek fue condenado a 20 años de prisión a finales del pasado mes de enero de 2017 lo que, en la práctica, equivalía a una condena a muerte en las cárceles de Sudan.

Así lo entendió la plataforma MasLibres.org en defensa de la libertad religiosa: “Condenarlo a 20 años en una prisión sudanesa, a sus 52 años, es casi tanto como sentenciarlo a una muerte lenta. Las condiciones de vida en las cárceles de Sudán son escalofriantes. ¿Cuánto puede durar un hombre rodeado de hambre, violencia y enfermedad?”

Este riesgo fue advertido cuando Jasek apenas llevaba un año en la cárcel a la espera de juicio, tal y como explicó el misionero Thomas Zdechovský a finales de 2016.

“Está en mal estado físico y mental. Su juicio está previsto desde agosto, pero la decisión está muy cerca. Tenemos miedo de que la ejecución se lleve a cabo, porque en Sudán la vida humana no significa nada. Puede que no se formalice la petición, porque todas las organizaciones están haciendo sonar la alarma y decir que la vida humana no se debe subestimar”, señalaba Zdechovský.

Campañas de MasLibres.org y CitizenGO

Desde que tuvieron conocimiento de la situación de Petr Jasek, tanto MasLibres.org como CitizenGO lanzzaron sendas campañas ciudadanas reclamando la libertad para el cooperante cristiano, que lograron más de 345.000 apoyos internacionales, que fueron presentados en la Unión Europea, en presencia de los hijos de Jasek.

Desgraciadamente, las personas que fueron juzgadas junto a Jasek permanecen aún en prisión y desde CitizenGO ya se ha anunciado que seguirán ejerciendo toda la presión posible para lograr su liberación.

A través de un correo electrónico enviado en las últimas horas con la noticia de la libertación de Jasek, CitizenGO también anima a trabajar por la libertad de la monja colombiana secuestrada hace más de dos semanas en Mali.

Comentarios

Comentarios

Compartir
Nicolás de Cárdenas fue inoculado por el virus del periodismo de día, en el colegio, donde cada mañana leía en su puerta que “la verdad os hará libres”. Y de noche, devorando los tebeos de Tintín. Ha arribado en su periplo profesional a puertos periodísticos de papel, internet, televisión así como a asociaciones cívicas. Aspira a morir diciendo: "He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe".