Campaña de Derecho a Vivir a favor de los cuidados paliativos y contra la ley de eutanasia.

La coordinadora y portavoz de Derecho a Vivir, Rosana Ribera de Gracia, advierte de que «cerca de 5.000 personas necesitan en España cuidados paliativos y no la ley de eutanasia que les quieren imponer a la fuerza desde el Gobierno social-comunista», a dos días de la celebración del Día Mundial de los Cuidados paliativos.

«De las 200.000 personas que necesitan este tipo de asistencia anualmente en España, lamentablemente, 80.000 mueren cada año sin acceder a ellos”, señala Ribera, lo que supone una «una prioridad en materia de salud pública» y no legalizar la eutanasia. 

Algunas personas creen que La Sexta da información.

Suscríbete a Actuall y así no caerás nunca en la tentación.

Suscríbete ahora

La plataforma provida defiende que «aliviar el dolor no es el fin que se persigue con la eutanasia, sino una excusa demagógica para lograr el objetivo de acabar con el paciente y los costes de su dolencia» mientras que «el sufrimiento se trata con la máxima eficacia mediante la implantación de los cuidados paliativos”.

Desde Derecho a Vivir subrayan que “tras muchos meses enfrentándonos a una enfermedad mortal que se ha llevado por delante a muchas personas vulnerables, resulta incomprensible que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias sigan respaldando un proyecto de ley que ya se está cebando con ancianos, personas discapacitadas, enfermos crónicos, e incluso bebés, en los países en los que la eutanasia está aprobada”. 

Rosana Ribera también denuncia que “en todos los estados se legisla buscando casos extremos y emotivos para terminar en una aplicación práctica cada vez más desinhibida y generalizada. Es una pendiente resbaladiza donde la promoción de la muerte, como ha ocurrido en Países Bajos, se convertirá en una opción generalizada”.

Impulso a las «comunidades compasivas»

Por otro lado, la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) y la iniciativa Al final de la Vida de la Fundación Vivo Sano presentan este jueves una monografía sobre «comunidades compasivas al final de la vida».

El movimiento de las llamadas comunidades compasivas se basa «en concienciar a los ciudadanos sobre la necesidad de implicarse en los cuidados y el acompañamiento de personas con enfermedad crónica avanzada o en situación de final de la vida en cada comunidad, ofreciéndoles formaciónpara poder entender el sufrimiento y adquirir capacidades», según refiere en un comunicado la SECPAL.

La monografía recoge la experiencia de más de 30 autores de diversas naciones en el desarrollo de comunidades compasivas en diversos sectores como escuelas, universidades, ciudades, vecindarios, parroquias, etc. El presidente de la SECPAL, el doctor Rafael Mota, recuerda que en torno al 1,5% dela población padece enfermedades crónicas complejas «en fase avanzada y con altas necesidades de cuidado, por lo que resulta ‘necesario y urgente’ implantar modelos de atención integrada donde confluyan, de forma planificada y coordinada, el eje sanitario, social y comunitario».

La responsable de la iniciativa Al Final de la Vida, Paola Rivera, resalta la importancia de promover «iniciativas comunitarias que fomenten el reconocimiento y la empatía» hacia el dolor y sufrimiento de las personas de nuestro entorno.

«Además de los sistemas sanitarios y sociales, debe haber redes ciudadanas comprometidas con el bienestar y la calidad de vida del otro, porque el buen morir es cosa de todos», añade.

Comentarios

Comentarios