Antonio Lago y Estela Ordóñez
Antonio Lago y Estela Ordóñez, los padres de Andrea. (EFE)

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha pedido a la Junta de Galicia que tiene que «dar curso y aceptar a la petición de los padres de Andrea». Además, ha subrayado que el comité de bioética, con profesionales independientes, ha aceptado la petición de los padres de Andrea.

Así lo ha explicado el jefe de la oposición en una entrevista en la Cadena Ser, en la que ha afirmado estar dispuesto a regular la eutanasia en la próxima legislatura «si hay consenso y mayoría parlamentaria».

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

Sánchez ha hecho hincapié en que el caso de Andrea no tiene nada que ver con la eutanasia, sino con la ‘muerte digna’, y ha recordado que Galicia es una de las siete autonomías que hasta la fecha han regulado este ámbito.

“Dejen morir a nuestro hija tranquilamente”

Andrea tenía apenas 8 meses cuando le diagnosticaron una enfermedad neurodegenerativa e irreversible que en el último año se ha agravado progresivamente hasta convertirse, según sus padres, en un calvario.

Por ello, los progenitores de la pequeña buscan el alivio del sufrimiento de su pequeña y exigen al Hospital Universitario que cese todo esfuerzo terapéutico y piden a los médicos que dejen morir a su hija «tranquilamente».

El servicio de pediatría del hospital, por su parte, señala que cuidar de Andrea y darle la mejor atención posible es su vocación y su deber, y que en este caso «no hay ensañamiento terapéutico», como denuncia la familia, sino que luchan para que la vida de la pequeña sea lo más confortable posible.

Los padres de la paciente, por el contrario, sostienen que cuentan con el aval del Comité de Ética Asistencial del Servicio Gallego de Salud, un órgano consultivo al que pueden acudir tanto los profesionales como los usuarios de los servicios sanitarios.

En este sentido, la familia de Andrea ha afirmado que este comité se pronunció el pasado día 14 a favor de que se retire el soporte vital a su hija, aunque la consejera de Sanidad, Rocío Mosquera, negó este asunto y aseguró que no existe una “discrepancia” entre la opinión de este órgano y el tratamiento que los médicos están dispensando a la enferma.

Gádor Joya: «Estamos hablando de cuidar a Andrea, no de llevarla a la muerte»

La pediatra y portavoz de Derecho a Vivir, Gádor Joya, ha apuntado a nuestro diario que «retirar el soporte básico a Andrea con la clara e inequívoca intención de que muera no tiene nada que ver con procurar una muerte digna o una vida digna hasta el final».

Asimismo, ha señalado que el deber profesional y moral de los médicos «es cuidar de nuestros pacientes procurando en cada momento aplicar los medios necesarios para que estos vivan dignamente».

En referencia a la petición de Pedro Sánchez a la Xunta de Galicia para que acepte la petición de los padres de la pequeña, Joya teme que «este caso se convertirá, una vez más, en una excusa para que los grupos proeutanasia intenten desviar la atención hacia otros temas que nada tienen que ver con la muerte digna».

Catalá: “Existe un marco legislativo sobre el proceso final de la vida”

El ministro de Justicia , Rafael Catalá, ha asegurado que en España existe un marco legislativo sobre el proceso final de la vida que “funciona bien”, además de que es “una práctica cotidiana” en los hospitales, gracias a la “autorregulación de los profesionales sanitarios.

En cualquier caso, también ha recalcado que son los profesionales sanitarios los que tienen que apreciar las circunstancias y los cuidados paliativos, «que no están nunca orientados a alargar la vida y ni mucho menos alargar el sufrimiento».

Catalá ha recordado que el pasado mes de junio, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictó una sentencia, el ‘caso Lambert’, que reconoce el derecho a la muerte digna, y a que también los cuidados paliativos no alarguen innecesariamente la vida.

Comentarios

Comentarios